miércoles, 22 de abril de 2015

¿TENGO DEPRESIÓN POSTPARTO?

      Hoy en día esta pregunta se la hacen muchas mujeres, como tú, tras dar a luz a su bebé.

    Una pregunta que debería tener una respuesta sencilla y evidente por parte de ginecólogos y médicos de familia que atienden a las mujeres después del alumbramiento.

     Tristemente, la famosa "Depresión Postparto" está adquiriendo una relevancia y fama entre las madres que ante su nuevo rol se encuentran en un estado emocional deprimido y/o triste, con falta de sueño e irritabilidad, entre otros sentimientos e inquietudes.

     Pero, ¿qué es realmente la depresión postparto? La depresión postparto es una depresión, tan popularmente conocida, que se presenta en la mujer semanas e incluso un año más tarde, después del nacimiento del hijo.

     Si bien, los criterios diagnósticos y la duración de los síntomas parecen claros por parte del gremio médico, así como su aparición en tiempo y forma, hay que tener especial cuidado con diagnosticar y etiquetar de forma precoz o errónea a la madre ante este malestar.

     Podemos decir, a rasgos generales, que la depresión engloba estas manifestaciones emocionales:
  • Ánimo depresivo, la mayor parte del día casi todos los días
  • Falta de interés o placer por las actividades que antes realizaba la mayor parte del día, todo el día
  • Alteraciones del sueño, sea por falta del mismo o por una somnolencia excesiva
  • Cambio de peso y apetito, pérdida de peso o aumento no deseada e intencionada
  • Fatiga, cansancio y pérdida de energía casi todo el día
  • Pérdida de concentración y memoria, disminución de la capacidad para pensar
  • Sentimientos de culpabilidad e inutilidad.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio
  • Irritabilidad y ansiedad
  • Falta de interés por los cuidados de sí mismo
     Si manifiestas al menos 5 de estos síntomas y, además, han pasado ya dos semanas de dar a luz y llevas más de dos semanas con deterioro en tu vida social, familiar y cognitiva, tienes depresión postparto. ¿Ves? Así de fácil es. Ya sabes si la tienes o no. Pero ¿ahora que hacemos?.

     Ojalá fuese así de sencillo tanto su detección como su intervención.

     La depresión postparto sí engloba la mayoría de síntomas mencionados anteriormente - que no sean provocados por drogas u otro tipo de trastorno - y , además, ciertas peculiaridades agregadas propias de la maternidad (rechazo hacia el bebé, miedo a estar sola con el bebé, etc).

    
      No quiero que nadie que lea esto,  haga un diagnóstico a priori - no es mi intención- , sin antes realizar ciertas aclaraciones.
     Cada madre tiene un estilo de vida, una familia, un trabajo, unas creencias, unos valores vitales y un círculo y red de apoyo emocional diferentes. Es por ello que antes de leer y buscar una serie de síntomas y ver si se dan o no, si el plazo establecido para determinar si hay depresión es o no, hay que escuchar y observar qué es lo que realmente le ocurre a esta mujer, de forma individual y singular.
   Para mí, decir que una mujer tiene depresión postparto son palabras mayores, puesto que implica una falta de placer por casi todas las actividades que anteriormente al parto se realizaban, por las tareas que realiza para consigo misma y su bebé, su familia, sus amigos, independientemente de que se produzca justo después de dar a luz o 7 meses más tarde.

     La cuestión radica en que lo que realmente le importaba anteriormente a encontrarse así, ahora no tiene sentido ni merece la pena. Las preguntas como ¿por qué estoy así si deseaba tanto tener a mi hijo?, ¿por qué ya no quiero a mi marido, no aguanto a mi bebé, no deseo ir a trabajar, no me gusta salir y sólo quiero llorar y llorar?, ¿qué me impide estar como antes? pueden o no tener una respuesta, pero sólo importa si  la madre está emocionalmente mal -que así lo comunique y exprese ella- y no sabe qué hacer para "salir adelante".

     Lo fácil es decirle a la madre que se encuentra en esta situación que tras el nacimiento del bebé existe una bajada hormonal de la hormona progesterona y que todos estos síntomas son compatibles con el "baby blues" - si sólo han pasado unas semanas -. Además se le trasmite el mensaje de que la oxitocina que se genera en el nacimiento y las hormonas de lactancia generan relajación y tranquilidad y favorecen a la disminución de este malestar - cierto que provocan ese estado de enamoramiento y relax, pero no garantizan que no aparezcan síntomas o pensamientos  de tristeza e inapetencia- .

     Si transcurridas de 2 semanas a 40 días después de dar a luz no han pasado la tristeza, ansiedad, irritabilidad e insomnio, posiblemente los médicos o personas que rodean a la mamá le recomienden que necesiten medicación y/o ayuda.

      A partir de tomar la medicación, ¿debe encontrarse mejor?, ¿o no?.

     Otra opción planteada es la terapia o psicoterapia para estos casos, individual o grupal. Pero no sólo basta que un buen psicólogo experto en depresión sepa ayudarle a "superar y afrontar" este malestar, sino que,debe estar bastante informado y formado sobre la maternidad y qué implicaciones tiene.

     Una vez expuesto lo anterior, te haré unas sencillas preguntas:

- ¿quién no tiene insomnio, falta de apetito, estrés y falta de interés por las actividades que realizabas antes del nacimiento del niñ@?
- ¿acaso el padre no sufre de esto igual que tú?
- ¿no son explicados estos síntomas como la falta de sueño o inapetencia sexual por la demanda de las necesidades del bebé, cólicos del lactante, lactancias interrumpidas, falta de información, dolores puerperales, problemas en las relaciones sexuales por cansancio , etc?
- entonces, ¿por qué decimos que tenemos depresión tan a la ligera?

     Veamos, mamá ¿sabes y conoces los posibles problemas de la lactancia? ¿conoces las crisis de crecimiento? ¿sabes qué es un bebé de alta demanda? ¿tienes problemas de incontinencia urinaria provocada por un parto complicado? ¿tienes dolores el suelo pélvico? ¿sabes que consecuencias tiene un frenillo sublingual en la lactancia materna o artificial? ¿sabes por qué desciende tu deseo sexual después de dar a luz? ¿sabes a qué edad se introduce la alimentación complementaria? ¿sabes los beneficios del colecho y qué es eso? ¿sabes por qué no duerme tu bebé 6 horas seguidas?.

     Y te lanzo otras preguntas: si hubieses tenido toda la información que tienes ahora, ¿hubieras estado tan triste y agotada? ¿comenzaste a sentirte mejor conforme se fueron resolviendo tus dudas al respecto de cada cuestión? ¿puede ser que confundamos "depresión" con "un estado de desinformación y alerta ante nuevos cambios"?

     Por eso es tan importante la prevención basada en la máxima información de todos los aspectos relacionados con la maternidad-paternidad: bebé-madre-pareja-familia-alimentación-sueño.

     Me niego a darte diagnósticos precoces y sin sentido y aún más, consejos generalizados o aportaciones para un posible ¿tratamiento psicológico?. Después de 20 o 60 días de dar a luz no se debe "etiquetar" a una madre.

      Si transcurridos 5 meses después de dar a luz - de forma orientativa-, cuando se estabilizan un poco los ciclos del sueño (normalmente, no en todos los casos) desaparecen cólicos de lactante, la madre está recuperada físicamente  de episiotomía o cesárea  y la relación íntima con su pareja vuelve a la normalidad (relaciones  afectadas por lesiones suelo pélvico materno u otros), y la mamá sigue con falta o exceso de apetito, pérdida de peso no planificado y no justificable por lactancia materna , tristeza que ni siquiera estar con su bebé mejora, inapetencia hacia cualquier actividad que anteriormente le era placentera e irritabilidad, entonces, podremos empezar a pensar que el malestar emocional de la mujer puede ser compatible con una posible depresión postparto.

   Por eso mamá, papá, abuela, abuelo, doctor, amigo, amiga, etc. no digáis "tienes depresión postparto", mejor vamos a decir "cuéntame en qué te puedo ayudar y cómo podemos juntos mejorar como te sientes y aceptar lo que estás viviendo".

      TU MALESTAR Y SENTIMIENTOS NO IMPIDEN QUE SIGAS CON TU VIDA, ACÉPTALO. SEA CUAL FUERE, RECONOCE TUS EMOCIONES, EXPRÉSALAS Y PIDE AYUDA. NO NIEGUES COMO TE SIENTES, TE ENTIENDO. 


 
 Ya os contaré lo que recomiendo a las futuras madres y padres: LA CANASTILLA DE MAMÁ

 

**Esto no significa que haya casos en los que el malestar emocional de la mujer afecte a determinados aspectos fundamentales de su vida que necesite ayuda especializada de inmediato - casos en que pueda peligrar la vida de la madre y/o el hijo, en los que los pensamientos y sentimientos sean de  gravedad, como pensamientos suicidas o de hacer daño al bebé -.